viernes, 1 de julio de 2016

Sri Lanka mochila al hombro (2)


 

 


Sri Lanka es un país que tiene una riqueza natural considerable. En muchos lugares es posible ver monos en libertad alimentándose de lo que la naturaleza proporciona, o de la comida que roban al personal al menor descuido.



Es también posible ver elefantes explotados con fines turísticos, así como verlos en libertad en reservas naturales lo mismo que leopardos, osos y búfalos salvajes.
En cualquier trayecto en tren o en un paseo por el campo es más que habitual ver pavos reales, ya que abundan por estas tierras, y en cualquier lugar es posible ver ardillas, camaleones, vacas a su libre albedrío e infinidad de cuervos preparados para robarte cualquiere posesión que les parezca atractiva en escasos segundos.






Pero como en la mayoría de los lugares, lo más vistoso es la gente. Este es practicamente un nuevo destino turístico, ya que el país ha sufrido un conflicto civil hasta el año 2009, y en los lugares donde el turismo es reciente, la gente siente curiosidad por los viajeros.





 






 


La comida es Sri Lanka es buena y muy barata, aunque no variada. El plato estrella y que sin duda verás y comerás probablemente casi a diario es el arroz con curry, que aunque con variaciones, es básicamente arroz blanco con vegetales preparados con curry y acompañados por plátano frito, más vegetales o pescado o carne y también por un pan crujiente que haría las delicias de cualquier niño. 


En el noreste de la isla se encuentra la ciudad tamil de Trincomalee, donde la mayoría de sus habitantes profesa la religión hinduista, aunque también hay una gran presencia de cristianos, musulmanes y budistas.






En "Trinco" la vida fluye con el vaivén de las olas. Es zona por excelencia de pescadores, y la playa es uno de los centros neurálgicos de los ires y venires de sus habitantes.



 
                                                         Y el cricket el deporte nacional.




La actividad en las zonas de comercio de las ciudades y pueblos cingaleses es frenética.





Y por supuesto, se vende de todo... o casi todo.





Pero es mejor que lo compruebes por ti mismo.



No hay comentarios: