miércoles, 23 de diciembre de 2015

Selvas de Borneo

Selvas de Borneo
En Borneo los árboles no dejan ver la selva. Estupida. La selva en Borneo es muy tupida. 
La variedad de animales que nos podemos encontrar es abrumadora: desde elefantes hasta pequeños invertebrados que vaya usted a saber que nombre les han puesto. Ver los vertebrados es un poco más difícil que ver pequeños insectos. Aquí abajo os ofrezco una muestra de lo que me pude encontrar por esas selvas de dios. 




Lo de abajo parece que es una oruga pero no, son dos, y se supone que están haciendo sus cositas. Pero no se les oía ni nada.




El amasijo de hilitos blancos que aparece abajo sobre una hoja, es también un animal, se movía, que yo lo vi. Y a mi parecer se lleva la palma de los raros, porque cuando lo ves ni siquiera te imaginas que es un animal. Incluso cuando se mueve crees que es el viento quien lo mueve, pero no, era él solito.




En los lugares en los que todavía había bosque primario, algunos de los árboles eran de cortar la respiración de lo grandes y hermosos que eran. Tiesos como una vela algunos, asomando sobre el resto para poder ver algo más allá de la selva.




El monte Kinabalu es el pico más alto de Borneo con 4.095 m. de altura. No estaba permitido subir a la cima porque en junio, un terremoto provocó un desprendimiento de rocas cerrando la única vía accesible y sepultando a dieciocho montañeros.



Hasta las bellotas son diferentes en Borneo.



Aunque por la pinta no lo parezca, el árbol en el que estoy dentro de su tronco vacío, estaba todavía  vivito y coleando.




Todo un privilegio caminar y fotografiar en Borneo. El índice de humedad es muy alto, y a veces las cuestas son de agarrarse con las cuatro garras. En esta caminata, a los diez minutos de ascensión estaba ya empapadito como un pollo.



De los vertebrados, el más famoso en Borneo es el orangután, de hecho la palabra es de origen malayo y es la unión de dos: orang:persona, hutan: bosque. Estos eran difíciles de ver en libertad, pero no otros.


Y simios, muchos tipos de simios que según dicen, son nuestros parientes más cercanos pero nosotros somos más evolucionados. Los monos se pasan el día saltando de árbol en árbol. Nosotros nos pasamos el día de casa al trabajo y del trabajo a casa para el fin de semana poder saltar de árbol en árbol. Curioso.





Los elefantes, como los orangutanes, son difíciles de ver, pero no imposibles. Para muestra un botón.
 


En la provincia de Sarawak, en Malasia se encuentra el Parque de Mulu, patrimonio de la humanidad, y que tiene unas cuevas de quitar el hipo de lo grandotas y bonitas que son.





 
Lo dicho, todo un privilegio poder pasear por estas selvas que todavía no se han cargado para poder plantar árboles de aceite de palma.





En Brunei se encuentra una pasarela sobre los árboles que se alza más de cincuenta metros y supera en altura a muchos de los árboles de alrededor. La bonanza económica de este país, le ha permitido conservar sus selvas casi intactas.




Al parque de Ulu-Temburong se llega por aire, ya que por tierra llevaría días acceder a él desde la ciudad más próxima.


Y aquí abajo una planta carnívora, que ni daban miedo ni nada, no como en las películas.
 

Y para finalizar dos vídeos. Al atardecer, los murciélagos salen ordenadamente de las cuevas para ir a cazar. En Mulu, Sarawak, la colonia de murciélagos es abrumadora en número, gracias a ellos, no hay apenas mosquitos en esta zona de Borneo. Vivan los murciélagos!!!
 Este segundo vídeo es una muestra de la tupidez de estas selvas.

No hay comentarios: