lunes, 7 de septiembre de 2015

Sobre ruedas


En el sudeste asiático la bicicleta es todavía medio de transporte y herramienta de trabajo que hasta no hace muchos años era omnipresente.
















Indudablemente, la moto es el principal protagonista en las carreteras de esta región del planeta, pero la bicicleta se resiste a retirarse, sobre todo porque el poder adquisitivo de sus usuarios, no es lo suficientemente boyante como para comprarse un vehículo con motor.

 

Así pues, sobre la bicicleta hay auténticos malabaristas de lo imposible.


  

Y también auténticos artesanos. Como ejemplo estas bicicletas fabricadas con bambú. Que a decir verdad, no se si serán muy fiables, sobre todo después de echar un vistazo a esas junturas hechas con cinta de precinto, pero el trabajo imaginativo y el esfuerzo por  trabajar con materiales ecológicos y de la tierra, no desmerece


!Qué gran invento la bicicleta! Para trabajar, para estar ocioso, para viajar, para ir a buscar a los niños al cole, para pasearlos, para ir a ver a tu novia, para llevarla en la barra, para ir los domingos a misa, para ir los viernes al puticlú, etc, etc... Está infravalorada por el hecho de no tener motor; es que hay que dar pedales! dicen sus detractores. Pues claro que hay que dar pedales, tolai! Es ahí donde reside su encanto. Y encima no contamina.



 









No hay comentarios: